viernes, junio 11, 2010

Fortunas

No hace mucho hablaba con mi amiga Saray sobre lo injusto que me parecía que la palabra "fortuna" tuviese 2 significados como "riqueza" y "suerte", pues para mi ambos significados eran diametralmente opuestos. Se podría pensar que van de la mano, tener suerte y conseguir una gran riqueza... bajo mi punto de vista nada mas lejos de la realidad. Se puede tener mucho dinero y ser bastante miserable.

Le comenté que toda la gente que conocía con dinero dejaban bastante que desear, que el dinero envilece. Una persona con dinero ansía más, nunca es suficiente y acabas por anteponer relaciones personales, moral, ética y escrúpulos por conseguir tu meta. Curiosamente le puse como única excepción a mi ahora ex-jefe... en fin, dejemoslo ahí.
El caso es que no me parecía justo que fortuna/suerte y fortuna/dinero compartiesen la misma palabra. Suerte y amor si, por ejemplo, o amistad. Eso si es suerte. Tener una familia, una novia que te quiere cuando vuelves a casa si es ser rico. E ahí la verdadera riqueza del alma, tener a alguien que te estime y te valore bien por lo que eres o por lo que haces.

Y me acuerdo de aquel poema, Richard Cory de Edwin Arlington Robinson, millonario con todo a su favor pero que acaba pegandose un tiro en la cabeza. O de Dalida, la gran dama francesa, que se suicido al no encontrar el amor.

Lo veo como todas esas situaciones ideales que planificas cuando tienes pareja, la música, el sitio, la comida... todo debe ser perfecto y se te olvida que lo mas importante es precisamente tu pareja, a la que le va a dar igual todo lo demás. Esto solo lo descubrimos el día que nos falta. Luego llegan mas momentos artificialmente perfectos, con su música perfecta, su sitio perfecto pero sin nadie a nuestro lado y descubrimos que no, que no es perfecto, que falta algo, lo mas importante, y eso no se paga con dinero. Entonces te acuerdas de lo bien que te lo pasabas comiendo un pastel en una plaza o tomando un café con esa persona y descubres que eres muy pobre, que lo mas valioso que tenías ya no lo tienes.

La riqueza yo la veo igual, un cumulo de situaciones ideales faltas de lo mas importante, sinceridad, amistad o amor. El dinero solo llama a lo mas bajo de nosotros.

Desafortunado aquel que posee una fortuna pues de él será el reino de los necios.

5 comentarios:

illeR dijo...

: O
¿¿¡¡¿¿Desde cuando eres tan sabio?!?!?!


Estoy al 100% de acuerdo con todo, todo, todo lo que has dicho y, por cierto, me encanta como lo has dicho

Saray Pavón dijo...

Me mantengo en mi opinión de que habría algunas personas que, si por cosas de la vida se volviesen millonarias, no serían así y podrían disfrutar de esas pequeñas cosas sin problemas. Pero, sí sé que son excepciones. Of course.

Un besote!!! Espero que todo vaya bien y verte pronto, que me caes muy bien :D

Javier Márquez Sánchez dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada. Me ha puesto un poco triste, pero me ha gustado mucho.

Un abrazo

Saray Pavón dijo...

Toc, toc.

Perforecital: Cangrejos al sol. El 20 de Junio a las 20h en la Glorieta Ofelia Nieto (Parque de Mª Luisa).

regalarán el número 0 de Plaquettes (Pequeños tesoros del reino de Taifas), publicada por Cangrejo Pistolero Ediciones.

Venteeeeeeeeee!!!!!!!

Lupo dijo...

Carmen: Soy un cantautor sin guitarra, un tahur sin trucos de baraja

Javi: No te pongas triste, de ponerte ponte un Jack Daniels

Saray: yo también espero verte pronto, el 20 de junio, por ejemplo.